El cambio empieza en ti, tu eres el cambio

Este cuento zen , El arquero y el monje, te narra la importancia de saber usar nuestras aptitudes aunque todo este fuera de control.

Pero la vida te pone en muchas ocasiones en situaciones que no dominas.

Situaciones en las que tiene que salir lo mejor de ti pero que también afloran los miedos.

Es en estas ocasiones en las que te puedes testar a ti mismo y ver realmente si puedes mantenerte en tu centro.

Es fácil demostrar nuestras habilidades cuando todo está bajo control.

Pero ¿qué ocurre cuando no es así?

— Albert Cruells

El Arquero y el Monje - Cuento Zen - Albert Cruells

El Arquero y el Monje

Un diestro arquero acababa de conseguir el mayor premio en un torneo. Era sin duda el más habilidoso con el arco, y su vanidad aumentó hasta tal punto, que fue a visitar un buen día a un monje sabio muy famoso por su arte de manejar el arco.

Decían que era el mejor, pero quería demostrarle que él le acababa de arrebatar ese gran honor.

– Vengo a demostrar mi habilidad con el arco– le dijo.

Entonces, disparó a un blanco lejano una de sus flechas, dando justo en el centro de la diana. Repitió esto mismo una vez más, mientras el anciano monje miraba imperturbable.

– Ahora es su turno- dijo desafiante el arquero al anciano.

– Está bien- respondió él- Sígueme.

El monje le indicó un tortuoso camino que les llevó hasta un precipicio.

Sobre el abismo, el débil tronco de un árbol muerto.

El monje comenzó a andar con habilidad sobre el tronco y, una vez en el centro, sacó su arco y disparó su flecha a un árbol lejano que se encontraba al otro lado del gran abismo. Impactó justo en el centro.

– Inténtalo tú- le dijo entonces al joven.

El arquero, al ver aquel abismo, fue incapaz de dar dos pasos por el tronco, tembloroso como estaba.

– No puedo hacerlo- dijo definitivamente.

– Ya veo- dijo entonces el monje- Eres muy habilidoso con el arco, pero débil con la mente. Y es eso lo que hace que afloje el tiro.

Cuento zen

Ir arriba